Actividad física recomendada para personas mayores

Después de los 65 años suele decirse que empieza una segunda juventud. La práctica diaria de ejercicio físico tiene una serie de beneficios que han sido constatados como la prevención ante la diabetes y otras afecciones cardíacas. Además, funciona de maravilla ante la ansiedad y el estrés, para calmar al organismo en determinadas situaciones de tensión. Pero, ¿pueden las personas mayores practicar deporte regularmente? ¿Cuáles son los más recomendados? La respuesta es sí, pero con precaución.

La actividad física beneficiosa para nuestros mayores es aquella en la que se pone en funcionamiento el corazón y el sistema circulatorio como por ejemplo: salir a caminar, andar en bicicleta e ir a la piscina. Estamos hablando de deportes aeróbicos de media y larga duración cuyo objetivo es quemar grasa y bajar de peso. También es conveniente que realicen otra serie de ejercicios que nos ayudan a ganar en flexibilidad y agilidad como es el caso de los estiramientos. Y, como tareas extras, también tienen deberes de fuerza para mantener los músculos sanos y a tono, así como de equilibrio para evitar caídas innecesarias. Las cuidadoras de personas mayores en Barcelona deben permanecer al lado de los mayores para ayudarlos con sus ejercicios.

A la hora de elegir el deporte que vayan a practicar, todo dependerá de sus gustos y aficiones. Deben sentirse seguros y arropados en todo momento. Lo más importante es que no pierdan los hábitos de hacer ejercicio regularmente y eso forme parte de su vida. De esta manera, haremos frente al envejecimiento y ellos mismos serán los primeros en notar la mejoría. Querer es poder. Solamente hace falta un pequeño empujón por parte de las cuidadoras de personas mayores en Barcelona, para que se animen a salir a caminar, andar en bicicleta o simplemente darse un baño en la piscina.

Personas mayores con hábitos deportivos saludables

Las cuidadoras de personas mayores de Barcelona se encargan de su higiene, medicación y comidas diarias. Pero también llevan a cabo otras tareas que implican un mayor aprovechamiento del tiempo que pasan a su lado. Deben conectar rápidamente entre ellos, para que su labor profesional sea desarrollada a la perfección. En algunas ocasiones, sucede que el carácter de nuestros mayores no acompaña y es necesario que tengan mucha paciencia, para lograr así que cambien de actitud ante la vida.

Uno de los trabajos fundamentales de las cuidadoras de personas mayores en Barcelona es encargarse de su rutina de ejercicios físicos determinados en función del grado de movilidad que tengan. No todos pueden moverse con libertad y muchos de ellos necesitan ayuda al caminar. Se sienten frustrados y deprimidos, pero gracias al asesoramiento profesional de la Agencia Sant Pau, convertimos las sonrisas en una realidad.

Atendemos a toda la Península y Baleares